Sequía provocará caída en producción y alza de precios en alimentos

Sequía provocará caída en producción y alza de precios en alimentos

Guadalajara, Jal. Debido a la sequía severa que ha afectado a Jalisco y la mayor parte del territorio nacional desde 2023, este año, agricultores y ganaderos del estado que es considerado “líder agroalimentario” del país, pronostican una baja en la producción y por ende, un aumento en el precio de algunos alimentos, principalmente granos y carne.

“El maíz, la tortilla por supuesto; el maíz blanco y también el maíz amarillo que se utiliza para consumo animal; y todo esto viene a afectar las cadenas productivas de proteína animal”, señaló a El Economista, el presidente del Consejo de Desarrollo Agropecuario y Agroindustrial de Jalisco (CDAAJ), Andrés Canales.

“Los productores que tienen siembra de temporal, no van a poder sembrar en esta ocasión (…) tendrán muy poco margen de sembrar este año. Tenemos un pronóstico bastante preocupante para este próximo ciclo”, sostuvo Canales Leaño, quien anticipó una reducción de 30% en la producción de maíz durante el próximo temporal.

Por su parte, el presidente de la Unión Ganadera Regional del Estado de Jalisco (UGREJ), Adalberto Velasco, refirió que debido a la sequía severa, los productores ganaderos de la entidad prevén una situación incluso peor que el año anterior, cuando la falta de agua provocó la muerte de 35,000 cabezas de ganado.

“Ya está haciendo falta el agua para suministro de los animales; obviamente con la situación tan complicada del año pasado, en mucho de los ranchos, de los agostaderos, no hay forraje suficiente y si el año pasado tuvimos muerte de animales, pues vamos a volver a tener las mismas pérdidas de muerte de animales por falta de agua o de forraje”, comentó Velasco Antillón.

Detalló que en el 2023, únicamente en la zona Valles y Sierra de Amula, se contabilizaron más de 12,000 cabezas de ganado que murieron por falta de agua, por lo que, “pudieron haber más de 30,000 o 35,000 cabezas que fallecieron por falta de agua, de forraje o golpes de calor”.

El dirigente ganadero advirtió que la falta de agua y la muerte de animales, no es un problema exclusivo de los productores, pues al bajar la producción, el aumento de precios será inminente.

“Puede tener obviamente una repercusión en la sociedad en general porque cuando los alimentos se escasean, tienden a ser más caros; al ganadero o al agricultor no nos pagan más caro, por el contrario, no saben que estamos desesperados y vamos hasta a malbaratar, pero al consumidor final no le bajan los productos”, expresó el presidente de la UGREJ.

Otros factores

Al respecto, el presidente del Consejo de Desarrollo Agropecuario y Agroindustrial, Andrés Canales, añadió que al problema de falta de agua se suman otros factores que encarecen los costos de producción y el precio de los alimentos para el consumidor final, tales como la postura de México respecto al maíz transgénico, la falta de financiamiento por la desaparición de la banca de desarrollo para el sector rural y las reformas laborales relacionadas con los trabajadores agrícolas.

Empresas del sector agrícola

Estiman amparos por reformas laborales para jornaleros en Jalisco

Guadalajara, Jal. Empresas del sector agrícola instaladas en Jalisco, considerado el principal productor de alimentos en el país, analizan ampararse contra las reformas a la Ley Federal del Trabajo (LFT) y la Ley del Seguro Social (LSS) que entraron en vigor en enero de este año.

Si bien las reformas benefician a las jornaleras y jornaleros agrícolas, también castigan a los productores, principalmente pequeños y medianos quienes, además de tener que pagar el servicio de alimentos para sus trabajadores, deberán absorber un aumento de 25% en las cuotas del IMSS y tendrán un impacto también en el pago del Impuesto Sobre Nómina (ISN), comentó a El Economista, el presidente del Colegio de Contadores Públicos Universidad de Guadalajara, Gerardo Martínez.

“La reforma a la Ley Federal del Trabajo es una reforma agresiva para el sector patronal por lo que representa la obligación patronal hacia los trabajadores de todo lo que les tiene que dar, la alimentación, las guarderías y en muchos casos un lugar en el que tengan para vivir los trabajadores”, subrayó el especialista en Seguridad Social.

“El campo está severamente dañado, está castigado por los fenómenos naturales; sabemos la preocupación que hay por la escasez del agua, está dañado por la delincuencia, está dañado por la forma en que se cambió la entrega de los apoyos al campo y si a todo esto le agregamos que hay mucha importación de productos básicos, tenemos un resultado lógico de que el productor produce menos y al producir menos le cuesta más”, precisó.

Gerardo Martínez explicó que, de acuerdo con las reformas, los patrones no solamente deberán pagar los servicios de la empresa que prepare los alimentos para los jornaleros, sino que también tendrá una repercusión en el pago de las cuotas al Seguro Social.

“La ley del Seguro Social establece que si le das alimentos, tendrás que integrar en un 25% más las cuotas a pagar, dándole los tres alimentos; no pagarías cuotas sobre eso si le retienes (al trabajador) por lo menos el 20% del valor de una UMA (Unidad de Medida y Actualización), que estamos hablando alrededor de 21 o 22 pesos; le quitas 22 pesos al trabajador y con el Seguro Social estamos a mano. Pero si la ley te obliga a dárselos, no le puedes descontar; entonces, en automático, se le va a disparar al patrón el pago de las cuotas de seguridad social”, precisó.

El presidente del Colegio de Contadores Públicos Universidad de Guadalajara, añadió que la alimentación para los jornaleros agrícolas también impactará en un aumento del Impuesto estatal Sobre Nómina (ISN).

“La base para el pago del Impuesto Sobre Nómina exenta solamente indemnizaciones, PTU y el primer año de empleo; de ahí en más todo es base; entonces, como la ley laboral dice que la alimentación es parte del salario, entonces forma parte de la base”.

De acuerdo con el especialista, las nuevas obligaciones únicamente para las empresas agrícolas, “dan un trato desigual entre los desiguales y ese trato desigual está llevando a tener una desigualdad en el costo”, por lo que algunas empresas, dijo, se están amparando y otras lo están analizando.

INFORMACION: EL ECONOMISTA

Publicar comentario